Anahi y el párkinson



Quedaría dramático, sería un buen comienzo, decir que el día del diagnóstico fue el día D de mi vida, y que a partir de allí todo cambió. Pero no fue así. Cierto es que estuve un día o dos pensando si el ascensor podría darle cabida a una silla de ruedas. Pero pronto volví a mi normalidad. Y pronto supe de personas como yo. Muy distinta sería mi vida si no hubiera entrado el contacto con ellos. El motivo que nos une no le quita puntos a nuestra amistad. Si pienso en JCP pienso en buen humor y buen rollo, en el ”Malecón” y el ”Camino”. Y lo nuestro es normalidad en el buen sentido de la palabra. Luchamos contra el Parkinson porque la vida es, en cualquier caso, una lucha. En el buen sentido de la palabra.

38 visualizaciones0 comentarios